Carpintería de madera en San Martín de Villafufre – Cantabria

Rallysprint de Puente Arce

21 de abril de 2012

Comenzaba el Rallysprint de Puente Arce, y siguiendo la tónica de los últimos 15 días en nuestra región, el día estaba cerrado en lluvia. Durante un reconocimiento de los tramos en la misma mañana de la prueba, comprobamos como ambos tramos están atestados de regatos por los que discurría gran cantidad de agua, sobre manera el primero.

En esa condición, siempre cuesta un poquito coger ritmo, pero siendo sensatos, es la situación en la que mas provecho se le saca a nuestra máquina. También le va bien al estilo de nuestro piloto, que se caracteriza más por la finura, y las trazadas limpias, que por la agresividad, o las derrapadas.

Por otro lado, nosotros veníamos a este rallysprint a probar cosas nuevas en la configuración del coche y a seguir acumulando kilómetros a la nueva evolución. Así que esta circunstancia nos venía muy bien al poder probar las configuraciones de mojado.

Precisamente un de los set-up mas importantes en mojado, que es el programa del diferencial central, fue el que nos trajo locos durante las dos primeras pasadas del día, sobre todo a Javi que sufría para dominar un mitsubishi muy nervioso. Utilizábamos un programa nuevo, que nos daba una entrada en curva muy buena, pero por contra nos generaba un sobreviraje brutal, en salida con terreno deslizante. Esos problemas provocaron dos salidas de carretera los dos primeros tramos, lo cual nos costaba 10 segundos por tramo con respecto al líder, Lujua.

En condiciones normales, hubiéramos detectado el fallo al final del primer tramo, y hubiésemos cambiado el programa de diferenciales de cara al segundo.

Pero después de los problemas de subviraje acusados en el rallye de Guriezo, traíamos una configuración del eje trasero diferente, y en un primer momento pensamos que radicaba ahí el problema, con lo que su solución no seria posible hasta el final del segundo tramo, donde disponíamos de tiempo de asistencia suficiente para modificar cotas.

Pero llegado ese momento, y después de analizar con mas calma las dos salidas de carretera, y las sensaciones del piloto, llegamos a la conclusión de que el problema podía estar en ese programa del diferencial central que no habíamos usado hasta ahora. Así que nos limitamos a comprobar que el coche no había perdido las cotas de dirección en los golpes y modificamos el programa. Resultado, Scrach en la siguiente pasada, batiendo todos los tiempos de la primera y recuperando 17 segundos al líder, que cometía un fallo en la salida.

Con todo esto, encarando el 4 tramo, nos colocábamos en disposición de poder disputar aun la prueba. Al acabar el tramo Javi iba contento con el coche, pero Lujua, había reaccionado y nos volvía a sacar escasos 3 segundos que añadir a su renta.

En las siguientes pasadas, Javi, de nuevo con confianza en el coche, fue cogiendo ritmo y apretando cada vez mas. Tanto fue así que consiguió los dos Scrach en sendos tramos incluso a pesar de que Lujua había bajado sus propios tiempos de pasadas anteriores. Pero la renta de segundos obtenida, no fue suficiente para alcanzarlo en la general, por lo que el resultado final fue un segundo puesto.

Sin embargo en la clasificación general aparecimos como excluidos. Esto se debe a que no acudimos al parque cerrado final, penalizando por ello. Algo que hicimos de manera voluntaria. Nosotros queríamos haber corrido esta prueba inscritos con la licencia del Campeonato de España, para así no bloquear puntos del certamen del Rallysprint, el cual no vamos a seguir durante la temporada. Nos parecía un detalle feo, privar a J. Cabo o a I. Gayoso, por ejemplo, de valiosos puntos para un campeonato en el que ellos si van a participar.

El problema es que todavía no teníamos la licencia de la española, y tuvimos que inscribirnos con la licencia Cántabra. Así que la única manera de no bloquear esos puntos era no clasificando. Encima, sabiendo que este año, esta nuestra federación, ha decidido que se lleve la misma recompensa económica el que gana en su clase, que el que queda el 57, ósea nada, pues decidimos no acabar la prueba.

Con esto queremos aclarar lo sucedido, y sobre todo disculparnos si alguien de la organización, o del publico, se tomo esa maniobra como un desplante hacia el evento.

Volviendo al tema de los premios, es curioso, por cierto, que nos vendan una supuesta rebaja de inscripciones para ayudar a los participantes con las crisis, y en realidad lo único que hacen es no cobrar lo que luego no repartirán. Osea el esfuerzo federativo al respecto es 0. Y de paso motivan a la gente a luchar por la victoria, y premian al que se esfuerza, y al que consigue la victoria. Vamos lo que viene siendo la esencia de la competición. En fin.

Después de todo, el balance de la jornada fue muy positivo. De nuevo sacamos muchas conclusiones en cuanto a la puesta a punto y reglajes del coche, esta vez en condiciones de mojado, circunstancia que se repite a menudo en nuestra tierra.

Ahora a esperar al Cantabria Deporte, nuestra próxima cita, y la mas importante del año para el equipo. Antes de eso, seguramente hagamos unos test privados, para lo cual se están haciendo las gestiones oportunas.

“Alejandro Nuevo Moral” Abril de 2012.

Anuncios